Alternativas a limpiar con lejía

Holaaa! Aquí os dejo unas alternativas al uso cotidiano de la lejía.

  • Agua oxigenada: es un potente blanqueante que puede utilizarse para la ropa y es muy adecuada para la desinfección de la vajilla o de cualquier superficie de la vivienda.
  • Bicarbonato: deja la ropa más blanca, sirve para desengrasar y, también, para desinfectar. Sólo tendrás que incorporarlo a la lavadora, si quieres usarlo con este fin, o mezclarlo con agua para limpiar el horno, la cocina o cualquier otra superficie.
  • Limón: su potencia para acabar con las bacterias, así como para combatir los malos olores, hacen del zumo de limón un sustituto natural a productos como la lejía. Funcionará mezclado con agua o en combinación con otros productos caseros, como la sal.
  • Percarbonato de sodio: Aunque es menos probable que lo tengas en casa, este producto conocido también como agua oxigenada sólida es muy útil como quitamanchas y como blanqueador. Además, su efecto antiséptico hace que su uso sea muy recomendable para acabar con los gérmenes, con un menor impacto que el que ocasionan otras soluciones industriales.
  • Vinagre: Junto con el bicarbonato y el limón, el vinagre es otro elemento que no puede faltar cuando se quiere mantener la casa limpia sin impacto para la salud y para el medioambiente. Es perfecto como desinfectante natural, además de muy útil para combatir el mal olor, la grasa o la cal, entre otros posibles usos.
Anuncios

Cómo limpiar las manchas de vino

A todos nos puede pasar…manchas de vino en mantel, alfombras, ropa…

Aquí os dejo unos trucos para limpiarlo

– Sal: en manteles y alfombras es lo mejor. Si se derrama vino, después de secar con servilletas coloca encima de la mancha sal, tanta que cubra toda la mancha y déjalo un buen rato. Retira la sal, a poder ser con un aspirador, y verás como la mancha a desparecido.

– Detergente líquido y agua oxigenada: pon a partes iguales sobre la mancha detergente líquido y agua oxigenada. Cuando la mancha este difuminada ya sólo es lavar de manera habitual. Cuidado con los colores oscuros ya que el agua oxigenada lo puede dañar.

– Vinagre blanco y detergente líquido: empapar la mancha con el vinagre y después frotar con detergente y agua caliente. Después lavar de manera habitual.

Espero que os hayan servido de ayuda estos trucos