Evita a las personas tóxicas

Las denominadas personalidades tóxicas son muchas y variadas, pero todas coinciden en que no aportan nada positivo a una relación, ya sea sentimental, de amistad, laboral o, incluso, familiar. Más bien, destruyen cualquier intento de crear vínculos sanos y mínimamente cordiales. Suelen traer consigo los malos rollos, terminan por absorberte psíquicamente y, principalmente, te manipulan.

Lo peligroso de estas personas, como advierte el psicólogo Albert J. Bernstein, autor de Vampiros emocionales (Edaf), es que nos roban la energía y apenas nos dejan respirar sin que ni siquiera nos demos cuenta. Y es que son expertos en entablar relaciones hiperabsorbentes y maestros del arte de intoxicar, como su propio nombre indica. Por tanto, no es fácil identificarlos a primera vista, y muchas veces no reparamos en su personalidad hasta que comprobamos que después de estar con ellos siempre se repiten las mismas sensaciones negativas: agotamiento, frustración, estrés o alivio por estar solos.

En muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que nos autoengañamos negando que sean ‘vampiros emocionales’ porque se trata de nuestra pareja, de un familiar o un amigo. “Será cosa mía” o “puede ser mi culpa” son pensamientos que no hacen más que prolongar una relación insana. Tanto, como para que los demás te pierdan el respeto, se aprovechen de ti y abusen de tu confianza.

Saben darle la vuelta a una situación con mucha habilidad, llegando a presentarse como víctimas cuando en realidad son verdugos. Se trata de una falsa victimización, con el objetivo de seducir y limpiar el terreno para servirse de los demás cuando lo necesiten.

Son expertos en deformar la realidad mediante las mentiras parciales y el juego del doble lenguaje, puesto que controlar el discurso es una forma de controlar el pensamiento.

Son como depredadores, vampiros que no respetan la autonomía de los demás y les imponen sus propios criterios. Si al estar con ellos, una y otra vez nos sentimos cansados mentalmente, entonces debemos tomar nota porque es una alarma de que estamos siendo intoxicados.

Son impermeables a la culpabilidad y logran que seamos nosotros quienes nos sintamos mal.

Son excelentes estrategas, pacientes y constantes hasta que consiguen sus objetivos, pero poco creativos.

Esconden una incoherencia entre su discurso y su comportamiento: por un lado se llena la boca con propuestas altruistas, mientras que luego actúan sólo en base a su interés personal.

 

Beneficios de sonreir

Sonreír tiene más beneficios de lo que imaginamos. Rejuvenece, oxigena, limpia, elimina el estrés y mejora nuestras relaciones con los demás. Aquí te damos ocho razones de peso para cultivar el buen humor en tu vida.

1. Libera endorfinas

Una sonrisa nos hace ver bien, pero también nos hace sentir bien. Al sonreír, el cuerpo libera endorfinas y serotoninas al torrente sanguíneo, reduciendo así los dolores y mejorando el sistema inmune y, por tanto, nuestras defensas.

2. Nos hace agradables
La sonrisa es un gesto universal y tiene un gran poder de comunicación. Sin duda, es la mejor forma de iniciar una relación con personas nuevas: te muestra como alguien agradable y abierto a una buena conversación.

3. Es un gran ejercicio
La risa es uno de los ejercicios físicos más efectivos y fáciles de hacer. Una sonrisa pone en movimiento cerca de 400 músculos, incluidos algunos del estómago. Los estudios revelan que veinte segundos de risa son equivalentes a tres minutos de ejercicio físico constante. Además, la risa reduce el colesterol en la sangre.

4. Aumenta la confianza
Una persona alegre es constantemente vista como una persona más segura y con la autoestima alta, según los expertos. En el ámbito social, la risa es una poderosa fórmula ante el miedo al ridículo y la timidez.

5. Bueno para la piel
Reír trae beneficios hasta a la piel. Al sonreír, entra el doble de aire a los pulmones lo que mejora la oxigenación de la sangre y, por ende, la salud de la piel, haciéndola lucir más tersa y joven.

6. Equilibra el humor
Sonreír ayuda a iniciar el día de la mejor manera, pues ayuda a equilibrar el humor y mejora tu predisposición a realizar diversas actividades. Los especialistas recomiendan sonreír al despertar y antes de acostarse para activar y relajar el organismo.

7. Mejora la digestión
Al reír, nuestro diafragma origina un masaje interno que facilita la digestión y ayuda a reducir ácidos grasos y otras sustancias del cuerpo, lo que ayuda a la salud de los intestinos. Se dice que la risa ayuda a reducir el estreñimiento